viernes, 26 de abril de 2013

¿Tratamos igual a todos los empleados? Pues no deberíamos

"Yo soy justo, trato de la misma manera a todos los empleados"
"Hay que tratar a todos igual"
Frases de este estilo se pueden oir en las empresas, y provienen obviamente de personas que gestionan equipos. Pero, por muy bonito que parezca, la realidad es que quien gestiona bajo esta premisa está cometiendo un error. Una buena gestión de equipos y/o de recursos humanos no debe basarse en tratar a todos de la misma manera para "ser justos" sino todo lo contrario: tratar a cada empleado de la manera conveniente y optimizada. Recursos Humanos lo que hará es enfocar su comportamiento hacia cada persona según las características del empleado, para obtener de él la mejor respuesta, y el mayor valor posible.

¿Cómo vamos a tratar igual al que tiene objetivos claros de crecimiento profesional y aspiraciones encaminadas a dirección que al que tiene objetivos de estabilidad laboral total? 

Hay empleados que buscan retos y están dispuestos a una inestabilidad laboral (traslados, cambios, etc) a cambio de encontrar progreso y crecimiento profesional. Otros buscan una estabilidad total, que no los muevan de donde están. No quieren asumir ningún cambio. Así están bien.

 ¿Cómo vamos a tratarlos igual?.

Recursos Humanos enfocará sus esfuerzos hacia cada uno de los empleados de la manera en que estos aporten más valor. Yo aporto más valor para la empresa asumiendo retos y creciendo. Y mis objetivos profesionales están fijados y orientados hacia el campo de los Recursos Humanos. Pero mi compañero aporta más valor en la oficina sin asumir retos y sin ningún tipo de crecimiento profesional. Es una persona que busca estabilidad laboral y no quiere responsabilidades. Está bien así. Y hace muy bien su trabajo en la oficina.
El departamento de Recursos Humanos intentará siempre "extraer" y aprovechar todo el valor que sólo estos recursos tienen (el humano), y direccionarlos hacia los objetivos de la empresa y los objetivos profesionales de las personas.

Un tratamiento justo no es un mismo comportamiento hacia los empleados, sino precisamente uno diferenciado para cada uno, para que todos tengan las mismas oportunidades de cumplir sus objetivos, y para que todos tengan las mismas oportunidades de cumplir con los de la empresa.


De todo esto podemos sacar una conclusión clara: Recursos Humanos debe (por obligación, no por probabilidad) conocer perfectamente a cada uno de los empleados que tiene la empresa, como personas y como profesionales. Debe saber perfectamente los objetivos profesionales de cada uno, su orientación laboral, la “misión y visión” personal, las inquietudes y el comportamiento, su talento y habilidades, etc.  Y es que ese es el punto de partida del ciclo de mejora continua. (Medir para conocer, identificar y planificar la actuación, ejecutar el plan y actuar, y vuelta a empezar).

Si el departamento de Recursos Humanos no se molesta en conocer perfectamente a cada uno de los empleados (y hay multitud de técnicas: encuestas, entrevistas personales...), no se hable más, no hay mejora.  

2 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo contigo. Algunos departamentos de recursos humanos, dejan mucho que desear en materia de conocimiento de su personal.

    ResponderEliminar
  2. Este es un punto muy importante que los departamentos de recursos humanos deberían tener en cuenta.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Borja Periáñez
Licencia Creative Commons
Este blog y su contenido, por Borja Periáñez Castrillo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported
Released under Creative Commons 3.0 CC BY-NC 3.0
Posts RSS Comments RSS
Back to top
Con la tecnología de Blogger
Diseño Logotipo: Marco Skinny