domingo, 26 de enero de 2014

¿En qué barco navegas?


En el mundo empresarial, el entorno está formado por todos los factores que tienen algún tipo de influencia en la empresa. Es decir, es todo lo que la rodea. Algunos factores son controlables por la empresa pero otros no.

Podemos decir que el entorno empresarial es lo que diseña la forma de la empresa, son los factores que “piden” o “solicitan” cómo tiene que ser la empresa para sobrevivir.

Imaginemos un gran puzle hecho de piezas elásticas, gelatinosas. Imaginemos que en el centro queda un hueco, para una pieza concreta que falta. Ese hueco puede ser ocupado por una pieza que se adapte a su forma. Si la forma es rectangular, la pieza deberá ser rectangular, y del tamaño concreto que el mismo hueco está solicitando. De otra manera, la pieza no cabría, no se adaptaría y no podría participar en el puzle. Quedaría por tanto fuera del juego. Pero ojo, la pieza no sólo deberá ser de la forma que el hueco está solicitando, sino que además debe ser también gelatinosa, capaz de cambiar de forma, puesto que el puzle está compuesto por piezas blandas que se mueven.
¿Qué pasaría si  diéramos un golpe al puzle? Que cambiaría de forma, unas piezas a otras transformarían su aspecto, de tal manera que la pieza central deberá adaptarse a la nueva forma que se le solicita. Por tanto, la pieza que necesitamos debe ADAPTARSE A LOS CAMBIOS y SER DINÁMICA, es decir, elástica. Evolucionar según los cambios en el entorno (el resto de piezas) y ser capaz de adaptar su forma a lo que la naturaleza le solicita. Si no es así, será expulsada del puzle
Imaginemos un barco navegando en mitad del mar.  El barco debe mantenerse a flote pase lo que pase. ¿Cómo debe ser ese barco? Pues deberá estar diseñado para adaptarse a tormentas, lluvias, relámpagos, rayos, olas, mar agresivo, mar en calma, alta temperatura, baja temperatura, etc. Pero además, dentro del barco, debe haber un equipo bien formado, una organización bien estructurada, unas decisiones bien tomadas, etc.  Si el barco no está adaptado a estos cambios, no sobrevivirá.


¿Qué es el entorno empresarial?
Las piezas del puzle, todas. El estado del mar y el mar en sí, el clima, la meteorología. El medio en sí. Pero ojo, también es entorno el propio barco y lo que ocurre dentro de él, y las condiciones propias de la pieza central del puzle gelatinoso.

Por tanto podemos diferenciar dos entornos: el Entorno Externo, y el entorno interno.


Nao Victoria

El día 10 de Agosto de 1519 partió de Sevilla la expedición que daría la primera vuelta al mundo en barco. 234 personas a bordo de 5 naves: Trinidad, Victoria, San Antonio, Concepción  y Santiago. Este viaje cambió el mapa del mundo, ya que en él se descubrieron nuevos territorios, y se redefinieron en el mapa otros muchos. Al mando de la expedición estaba Fernando de Magallanes, aunque tras su muerte, le sustituyó Juan Sebastián El Cano, que fue quién capitaneó la expedición hasta su regreso. La expedición regresó de nuevo a Sevilla el día 8 de Septiembre de 1522. En este viaje de 3 años, los tripulantes tuvieron que adaptarse a las condiciones más extremas que uno pueda imaginarse, condiciones prácticamente imposibles no sólo para la navegación, sino para la vida misma. El que hoy se conoce como “estrecho de Magallanes” (en su honor) fue muy complicado para la navegación, y de hecho, hoy día lo sigue siendo. Es un laberinto en el que las condiciones atmosféricas no son favorables, y el mar nunca está en calma. Es terreno de acantilados y de rocas, con lenguas de agua que llevan a ninguna parte, y sólo alguna que otra salida es la correcta en cada tramo. Su paso por allí fue por tanto extremadamente duro y complicado.

Además surgieron problemas internos entre la tripulación, debido a complicaciones derivadas del racionamiento de víveres, el deseo de muchos de volver, el miedo, lo desconocido, etc. Se inició de hecho, una conspiración contra el mismísimo Magallanes. Uno de los capitanes fue asesinado, otros fueron juzgados, uno de ellos fue condenado a muerte. Finalmente las revueltas (que afectaron a tres de las cinco naves) pudieron ser sofocadas por Magallanes.

Asimismo, en las cinco naves la tripulación tuvo que soportar condiciones extremas de hambruna y enfermedad tras pasar el estrecho de Magallanes, puesto que tras él, vino un gran mar en el que nunca llegaban a ningún sitio, nunca pasaba nada, jamás tocaban tierra, y la escasez de recursos obligaba a la búsqueda urgente de llegar a alguna parte. Se bautizó como “Océano Pacífico” precisamente por eso, por ser un gran océano en el que no ocurría nada. Navegando por él, las personas que viajaban se sometieron a las peores condiciones imaginables, que fueron casi incompatibles con la vida.

"La galleta que comíamos ya no era más pan sino un polvo lleno de gusanos que habían devorado toda su sustancia. Además, tenía un olor fétido insoportable porque estaba impregnada de orina de ratas. El agua que bebíamos era pútrida y hedionda. Por no morir de hambre, nos hemos visto obligados a comer los trozos de piel de vaca que cubrían el mástil mayor a fin de que las cuerdas no se estropeen contra la madera... Muy a menudo, estábamos reducidos a alimentarnos de serrín; y las ratas, tan repugnantes para el hombre, se habían vuelto un alimento tan buscado, que se pagaba hasta medio ducado por cada una de ellas... Y no era todo. Nuestra más grande desgracia llegó cuando nos vimos atacados por una especie de enfermedad que nos inflaba las mandíbulas hasta que nuestros dientes quedaban escondidos...".
(Diario de Antonio Pigafetta. Cronista de la expedición)

Después de pasar el Océano Pacífico, comer gusanos, ratas, serrín, y sufrir una terrible enfermedad, llegaron a Filipinas. Allí sufrieron el ataque de más de 1500 guerreros de una tribu de la isla de Mactán. En esta batalla murieron tres personas de la tripulación, entre ellos Fernando de Magallanes. A partir de entonces, dirigió la expedición Juan Sebastián el Cano

De las 234 personas que partieron en 1519 desde Sevilla en las cinco naves, regresaron sólo 18 personas, en una sola nave, la Nao Victoria.


¿Cuál es el Entorno Externo?
Son los efectos no controlables para la expedición que influyeron en ella. Tenían que estar preparados para aceptarlas y adaptarse a ellas, y por mucho que quisieran, son cosas que no podían cambiar. No son controlables por ellos. Por ejemplo: Condiciones meteorológicas, estado del mar, el viento, las condiciones geográficas del Estrecho de Magallanes, el mar en calma en el Océano Pacífico, el gran tamaño del Océano que hacía que no encontraran tierra firme, etc..

¿Cuál es el Entorno Interno?
Son elementos del entorno más cercano, que tienen influencia sobre la expedición, pero que sí pueden ser elementos controlables por estos. Por ejemplo la conspiración interna contra Magallanes derivada del deseo de volver de muchos, y de la racionalización de alimentos. De hecho Magallanes pudo finalmente sofocar la revuelta. Otro ejemplo es la estructura de mandos que tuvieran, la forma de racionalizar los alimentos, los juicios que hicieron en las revueltas, las condenas que pusieron, las decisiones que se tomaron, etc.

Ante las adversidades, la empresa debe aceptar las situaciones que se producen y adaptarse a ellas para sobrevivir. Y para ello se debe tener la capacidad de tomar las decisiones oportunas. Por ejemplo, en la batalla de Filipinas, sólo murieron 3 personas de las 49 que Magallanes mandó a luchar contra los más de 1500 guerreros, gracias a las decisiones que se tomaron. ¿Por qué sólo lucharon 49? ¿Por qué  el ataque se inició incendiando casas? Etc…


«No puedo cambiar la dirección del viento, pero sí ajustar mis velas para llegar siempre a mi destino».
James Dean

Recuerda que, desafortunadamente, el Costa Concordia se hundió por cuestiones puramente internas, concretamente, una mala decisión del Capitán. Y las consecuencias se agravaron con una mala organización del personal. Si navegas en un Costa Concordia, si viajas en un barco aparentemente "insumergible", acuérdate de que por muy estable que parezca la nave, y muy preparada que aparente estar a las cuestiones externas, la clave puede estar en lo interno: en las decisiones del capitán o capitanes, políticas de gestión del personal, estructura de mandos, comunicación interna... La nave puede hundirse por cuestiones puramente internas.

Si eres joven y tienes aspiraciones y objetivos pero no ves un futuro porque tienes un Francesco Schettino al mando, sal del barco y observa su hundimiento desde la barandilla de otra nave.

Desarrolla tu potencial sólo en aquel barco donde te sientas identificado, donde tus valores y los de la compañía coincidan. 

0 comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Borja Periáñez
Licencia Creative Commons
Este blog y su contenido, por Borja Periáñez Castrillo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported
Released under Creative Commons 3.0 CC BY-NC 3.0
Posts RSS Comments RSS
Back to top
Con la tecnología de Blogger
Diseño Logotipo: Marco Skinny